sábado, 11 de julio de 2009

Respect

Nada más abrir la puerta del bar ya está saludándote con una sonrisa y aquello que sea que pidas habitualmente (en mi caso, puesto que la visita diaria se produce después de comer, un café con hielo).
Lleva el pelo corto, muy corto, bromeando la llamo "teniente O´Neil" y, es verdad que detrás de ese aspecto de mujer dulce, todo sonrisas y cariño, hay una auténtica dama de hierro.

Y pienso que no puede ser, que es injusto, que no imaginaba una situación así para alguien como ella. Me siento fuera de lugar hablando de la vida con alguien mayor que yo, pero para mí es tan obvio... Soy una cría, no he vivido mucho, no puedo ofrecerle grandes consejos... pero sí he querido de verdad, y creo que a mí también me quisieron.
Se excusa en su sensibilidad y el poco amor que siente por sí misma. Le excusa en su inseguridad.
Y la intento convencer de que no hay excusas que valgan, que respetar a una persona es la columna maestra del amor. Sin respeto no hay relación, ni futuro, ni hogar que se sostenga, abrazo de buenas noches, ni beso de buenos días... sólo hay dudas, y miedo.
Lo único que puedo hacer es estar allí, escuchar y dar apoyo...

4 comentarios:

dezaragoza dijo...

No te excuses en la edad para saber que puedes estar a muchos niveles por encima de otras personas. Por ejemplo en el emocional y el psicológico.

La vida zurra duro. Algunos se levantan y siguen y otros caen y ya no se levantan. Ten cuidado con tus buenos sentimientos e intenciones hacia ciertas personas, parecen frágiles y necesitadas de apoyo pero al final ese apoyo que le dás se convierte en su alimento emocional y pueden llegar a ser auténticos vampiros emocionales. A veces aprender a ser insensible es una buena ganrantía de supervivencia y la mejor ayuda que le puedes dar a alguien. Dar la mano es bueno en contadas ocasiones, no darla es también a veces bueno. Incluso mejor.

Solo para que lo tengas en cuenta y te protejas. No vaya a ser que hayas caído ante la típica que, aún teniendo motivos reales para estar mal, se apoya en estos para vampirizar a otros en lugar de intentar salir de su situación.

Y vivo en Alemania, en Thüringen. Cuando te acerques por aquí mándame un mail (cuanto antes avises mejor) a ver si podemos vernos.

Un saludo.

Gabiprog dijo...

Los sentimientos y los sabores agrios no tienen edad.
Escuchar, estar, es más importante de lo que pensamos.

Buen domingo!

Orologiaio dijo...

Mientras permanezcas... ya es bastante, no te creas.

Beso grande (y ajetreado, que ando de periplo constante)

cristal00k dijo...

E insiste, tanto como puedas para que ella cambie su situación.

La sabiduría vital, no tiene nada que ver con la edad, sí con la madurez, que llega cuando llega.

Los hay que nacen maduros y los hay que pasan de verde a podrido... no sé si me explico...

Besos Irene.