viernes, 13 de febrero de 2009

Implante coclear

Ayer por la tarde iba en el autobús y se subió un chavalín que me ha inspirado para escribir una serie de posts...


Bueno, el tema sería : Maravillas de la tecnología de los últimos 200 años.
Igual no me salen más posts, pero yo creo que hay muchísimas (y no tan rebuscadas como ésta) que nos hacen la vida mucho más fácil. O más divertida.


El niño en cuestión me pareció un privilegiado: subieron él y su madre, negrísimos como el tizón, sudamericanos. Tendría como mucho 11 años y su madre no llegaba a los 35 ni de coña.



Bueno, pues en concreto el chaval giró la cabeza y ví su implante coclear.



Como en el grupo scout donde estuve durante casi cinco años, fui monitora de un niño que también estaba implantado, sé de lo que hablo, y conozco bastante bien su funcionamiento, pero la verdad es que en general, la gente no sabe de lo que estoy hablando.



Así que allá voy, a explicaros en qué consiste esto.Y no pienso usar vocabulario técnico, así se entiende todito todo.


Para las personas que tenemos audición normal, nuestro mecanismo auditivo es el siguiente: las ondas sonoras atraviesan el oído externo, llegan al tímpano, que es una membrana, y éste vibra. A su vez está conectado a la cadena de huesecillos que todos conocemos de nuestros tiempos jóvenes de colegio -y de ver "La vida es así" qué gran serie- véase : martillo, yunque y estribo.



Gracias a ellos, se ponen en movimiento los fluidos del oído interno y determinadas células (las células ciliadas del caracol, u órgano de Corti) transforman esta vibración en impulsos eléctricos que llegan al cerebro a través de fibras nerviosas.


El implante coclear sustituye a estas células ciliadas que hacen de "traductor" entre las vibraciones -físicas- del oído y los impulsos eléctricos -químicos- del cerebro.





Se coloca en el oído interno mediante cirugía.

El sonido se capta a través de un micrófono y es enviado a un procesador de sonidos que normalmente suele estar detrás de la oreja. Este procesador codifica los sonidos en señales eléctricas que son enviados a través de un cable a la antena de transmisión la cual es mantenida en su posición por un imán.

Así que, para niños que nacieron sordos, y son implantados ya desde pequeñitos, es posible desarrolar un lenguaje similar al de otros niños, muchos necesitarán aprender labio-lectura pero no será vital para ellos, ni necesitarán intérpretes de lengua de signos y podrán valerse por sí mismos para comunicarse con el resto del mundo. Vamos, una maravilla, o no?

4 comentarios:

Orologiaio dijo...

La vida es así...


Siempre quise montarme en uno de los súper cochees voladores de los glóbulos rojos.

Irene dijo...

Eran los glóbulos blancos (creo), los pobres glóbulos rojos se pegaban unas caminatas tremendas y a mí me daban mucha pena cuando les cambiaban las burbujitas de oxígeno por las de dióxido de carbono, que les costaba respirar y se ponían de color oscuro... ¡qué recuerdos!

cristal00k dijo...

Pues sí que es una maravilla sí. No tenía ni idea.
Abrazo.

Miguel dijo...

visiten el blog http://neuro09.wordpress.com/
En inglés sale información de curación sordera por medio de células madre
saludos